Tratamientos

El tratamiento de neurorehabilitación que realizamos en APALCE es una terapia individual y personalizada,  adaptada a cada caso y dirigida a la mejoría de la  función neurológica. Dicho tratamiento está basado en una estimulación neurosensorial, psicomotriz y cognitiva del cerebro. Comienza en el nivel de desarrollo que no ha sido alcanzado promoviendo la reorganización del sistema nervioso. A medida que el paciente alcanza una mayor eficacia neurológica, mejora también su habilidad funcional, hasta llegar al máximo potencial de sus capacidades.

El protocolo de atención de la Fundación APALCE consta de una visita de aproximadamente cuatro horas, en la cual se hace una evaluación neurológica,  optométrica, diseño del programa de intervención, entrega y sesión práctica del tratamiento, y visita psicológica de apoyo a la familia.

Una vez finalizada la visita, la familia sale asesorada y con la pauta del trabajo a realizar con el paciente por un periodo de 4 meses, siempre con apoyo desde APALCE y con seguimiento continuo (telefónico, mail o presencial) tanto al paciente como a sus familias.

Dicho tratamiento se deberá hacer a diario, en sesiones de 20 a 45 minutos según cada caso; habitualmente se realiza en el domicilio del paciente y ejecutado por los padres o por una persona de apoyo.

Transcurrido este periodo de 4 meses, se realizan las sucesivas visitas de revisión en las que se irán introduciendo las modificaciones pertinentes en el tratamiento, en función de la evolución del paciente.

En el caso de bebés, niños y jóvenes, los padres han escogido este tipo de terapia para estimular el desarrollo de su hijo dentro del círculo familiar, aprovechando al máximo  sus posibilidades. Además, el rol activo que ejercen los padres en el tratamiento de sus hijos resulta un estímulo. Con nuestro método, los padres o familiares se involucran en el tratamiento y se fortalecen psicológicamente.

A quién va dirigido:

El tratamiento de APALCE va dirigido a personas (niños, jóvenes y adultos) con afectaciones neurológicas,

de las más sencillas a las más complejas, tales como:

A quien va dirigido

Tradicionalmente en Europa, se ha asociado todo lo relativo a “neurológico” a trastornos motores graves y a síndromes específicos; nada que ver con los problemas de aprendizaje y rendimiento escolar, que se consideraban un problema sin solución al relacionarlos directamente con el coeficiente intelectual.

APALCE, desde la experiencia norteamericana, que parte de una base neurológica en los problemas de aprendizaje, empezó de forma pionera, ya en los años 70, a abordar estos casos de problemas de aprendizaje con programas de neurorehabilitación. Nuestra fundación pudo, de este modo, ayudar a cientos de estudiantes a mejorar su rendimiento escolar, sus capacidades y como consecuencia, su satisfacción personal, comportamiento y autoestima.

Actualmente, este enfoque neurológico de las dificultades de aprendizaje ha llegado a Europa y resulta uno de los temas más destacados en los más recientes congresos de neuropediatría. Gracias a los avances en neurología, se ha podido demostrar que el rendimiento y la capacidad de aprendizaje de la persona no dependen tanto del nivel de inteligencia como de la organización neurológica y desarrollo de su sistema nervioso. Si éste se ha organizado de forma óptima, la persona podrá alcanzar y desarrollar su máximo potencial; pero si no se ha organizado correctamente o está inmaduro, la persona siempre va a rendir por debajo de sus capacidades reales.

 Metodo Tomatis