Neurorehabilitación

El concepto de rehabilitación neurológica o neurorehabilitación se basa en un principio simple: el sistema nervioso central se desarrolla y organiza siguiendo un patrón secuencial, a través de la interacción del organismo y el medio ambiente.

Desde el nacimiento y de forma innata, el sistema nervioso se desarrolla y se organiza de manera predecible, pasando de forma natural y espontánea por varias etapas o fases de desarrollo.

Así mismo, se enriquece con la información que recibe del entorno a través de los cinco sentidos o canales sensoriales (oído, vista, tacto, olfato y gusto). El cerebro interpretará toda esta entrada de información y el niño responderá generalmente, a través del movimiento, el lenguaje y la función manual.

Gracias a la suma de estos factores innatos y ambientales, el sistema nervioso se va desarrollando desde los niveles más básicos de los reflejos primitivos hasta la actividad muscular controlada, y culmina en las funciones más complejas y sofisticadas (lenguaje y pensamiento, razonamiento, lógica, abstracción, etc.).

Es imprescindible que el cerebro madure gradualmente en cada uno de sus niveles de desarrollo. En la mayoría de los casos, esto ocurre de forma natural en un ambiente sano a través de los afectos, la socialización y la educación recibida.

Este proceso madurativo puede verse interrumpido por varios motivos: por una falta de estimulación y/o vínculo afectivo, como puede ocurrir con los niños adoptados; problemas de salud como un derrame cerebral; problemas en el embarazo o en el parto como en los casos de sufrimiento fetal o prematuridad, etc. El desarrollo puede verse comprometido y pueden producirse trastornos en la maduración y organización neurológica. Es entonces cuando el niño, o el adulto, no logra desarrollar sus óptimas capacidades. Lo indicado sería un tratamiento sistemático de neurorehabilitación para normalizar las funciones escasamente desarrolladas y poder alcanzar el potencial real de la persona.

Lo mismo sucede cuando ha habido una lesión o algún tipo de daño cerebral. Los tratamientos van dirigidos a estimular las áreas del cerebro no afectadas para que compensen las funciones de las que han sufrido una lesión y puedan reorganizarse.  A esta capacidad reorganizativa del cerebro, se le ha llamado plasticidad neuronal o neuroplasticidad. Por lo tanto, no se trata de curar sino de lograr una reorganización neurológica del cerebro para así optimizar sus recursos.

 

    KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA IMG_2188 KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA