Entrevista Profesor Szegda

Entrevista Profesor Szegda a propósito de la charla realizada en Escola Pía de Balmes, Barcelona, organizada por la Escuela Infantil Mainada, la Escuela Pia y la Fundación APALCE.
“La importancia del sistema sensoriomotor en el desarrollo del aprendizaje, conducta y calidad de vida de su hijo o hija”.

“No existen las soluciones rápidas”

El Doctor Donald Szegda participa en un encuentro europeo de grupos que utilizan el método Delacato para la rehabilitación neurológica

Francesc Domènech
Barcelona. Oct. 2012.- Barcelona acogió a principios de octubre un encuentro de grupos europeos que trabajan con el método Doman-Delacato en Europa. El encuentro permitió el diálogo y el intercambio de experiencias entre grupos procedentes de Finlandia, Bélgica, Francia y España, todos ellos dedicados a la rehabilitación neurológica para personas, en especial niños, con alguna disfunción cerebral que alcanza desde un problema de aprendizaje escolar hasta una lesión cerebral post-traumática, pasando por el autismo o diferentes síndromes (Down, Rett, etc.). El encuentro fue auspiciado por la Fundación Apalce, que trabaja ofreciendo tratamiento a afectados basado en una estimulación neurosensorial, psicomotriz y cognitiva del cerebro de forma que, a través de los ejercicios de rehabilitación neurológica, se posibilita al sistema nervioso su reorganización y el desarrollo de sus capacidades óptimas.

El encuentro contó con la presencia del doctor Donald Szegda, uno de los expertos mundiales en la aplicación del método, que concedió la siguiente entrevista.

- ¿A qué conclusiones ha llegado del encuentro de grupos europeos?

-He visto que los diferentes grupos hacen bastante lo mismo, aunque cada uno incide en áreas distintas. Por ejemplo, en España se incide en terapias visuales que no se hacen tanto en Bélgica. O en Finlandia trabajan más que en Bélgica en temas de formación y, en cambio, en Bélgica, se trabaja mucho en programas durante la época de vacaciones… El hecho es que las diferentes organizaciones se dan cuenta que las necesidades de niños y adultos con problemas neurológicos son los mismos estén donde estén, y que pensamos que las soluciones esencialmente son las mismas. En este sentido, encuentros para compartir necesidades y soluciones siempre son positivos. No es el primer encuentro y ya funciona una organización Internacional para el desarrollo neurológico y funcional con grupos en diferentes países y que está siendo muy activa.

- Se trata de grupos que trabajan con el método Doman-Delacato. ¿Se trata de un método cerrado o en evolución?

- Es evidente que está en constante evolución. A medida que vamos conociendo el funcionamiento del cerebro, se producen cambios que permiten evolucionar y mejorar en favor del paciente. En el campo de la visión es quizás donde esta evolución se hace más evidente.

-¿Sobre qué aspectos del aprendizaje y el comportamiento incide más el método Doman-Delacato?

- Tiene aplicaciones muy genéricas, y alcanza a personas de edades entre los seis meses y los 60 años. Puede aplicarse a diferentes necesidades y adaptarse a diferentes niveles de problemas neurológicos, desde cuestiones que afectan al aprendizaje hasta problemas causados por lesiones cerebrales.

- Para aplicar el método hacen falta profesionales de diferentes disciplinas, pero ¿hasta qué punto es importante el papel del entorno del paciente, de los padres, de los educadores…?

- El papel de las familias y educadores es muy importante, y podemos enseñar a padres y educadores algunos aspectos básicos de lo que deben hacer. Con su implicación podemos hacer terapia todos los días de la semana y, por lo tanto, podemos obtener más resultados que en una consulta periódica. También hemos empezado a enseñar a diferentes centros docentes para introducir el método en sus programes. Ayer mismo, di una conferencia en un centro de Barcelona que atiende niños de entre seis meses y seis años… En Finlandia ya se aplica en algunos centros… Espero que para la próxima visita a España hayamos avanzado.

- ¿Qué ofrece este método en relación con otros?

- Nuestro trabajo se basa en el convencimiento firme que el cerebro puede reeducarse. El comportamiento de personas con lesiones cerebrales o problemas de aprendizaje es el síntoma de un problema que tiene su origen en el cerebro, y se trata de intentar conseguir que el cerebro funcione bien. La ciencia ha demostrado que existe la plasticidad cerebral, la capacidad del cerebro de cambiar, es decir, de hacer que una parte del cerebro asuma las funciones de otra parte que haya sufrido lesiones. Cuando empezamos no estaba tan claro, pero lo demostrábamos con los resultados que obteníamos. El método que utilizamos incide sobre los sistemas motor, sensorial y cognitivo, y trabajamos sobre todos ellos a la vez, ya que todos inciden sobre el cerebro. Otras organizaciones se centran en aspectos concretos.

- En España hay una cierta polémica sobre cómo los centros públicos tratan el TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad). ¿Cómo cree que hay que afrontar este problema?

- La medicación puede usarse de manera positiva, pero no supone la solución al problema. La medicación esconde los síntomas, pero no resuelve la raíz del problema. Calma al paciente, permite que el terapeuta pueda trabajar mejor, lo cual es importante, pero lo que buscamos es que el paciente mejore. Medicar es un paso inicial, pero hay que ir más allá. La plasticidad del cerebro permite trabajar en base a la estrategia de estimular zonas no afectadas, y la medicación no alcanza este objetivo. Supongamos que un niño tiene una dificultad de movimiento en la mano derecha. Si no le enseño a utilizar el brazo derecho, difícilmente podrá utilizar esa mano. Esto no se consigue con medicación, sino con neurorehabilitación.

Uno de los problemas con los que nos enfrentamos es que la sociedad occidental busca soluciones rápidas, el tomarse una píldora, y ya está. Con ello sólo conseguimos esconder los síntomas, pero el problema original sigue estando allí. El ser humano se desarrolla con un objetivo, que es el ser lo más eficiente posible. Tener una lesión o un retraso en el desarrollo implica no tener las mismas oportunidades que el resto de ciudadanos. Y cuando alguien se desarrolla más lentamente o ha sufrido una lesión merece que se trate de la mejor y más eficaz manera posible. Y esto exige su tiempo.